Aula de Gaita

Febrero 2021: opinión personal

La necesidad de nuevo repertorio para la gaita académica.

La introducción de la gaita en el Conservatorio Superior de Música de Asturias es una buena ocasión para dotar a la especialidad de nuevos contenidos que contribuyan a enriquecer la formación interpretativa del instrumentista de gaita. Además, generar nuevo repertorio y nuevas exigencias es una necesidad para poder desarrollar los cuatro cursos del grado superior.

El repertorio de gaita, dentro de las enseñanzas oficiales artísticas, se ha mantenido vinculado a la tradición durante los diez años en los que se desarrollan el grado elemental y profesional del instrumento. Se aprecia poco avance en la estética de las composiciones. El repertorio tradicional está formado por unos géneros musicales, con unos patrones tonales, melódicos y rítmicos limitados para una formación musical amplia del alumno. Hay que tener en cuenta que la gaita es implantada en los estudios superiores como un instrumento con el mismo planteamiento curricular y reconocimiento académico oficial final que el resto de las especialidades instrumentales. Se le exige un rendimiento académico equiparable a, por ejemplo, el resto de instrumentos del departamento de viento-madera al que está adscrito. Por lo tanto, centrar la formación del alumno al repertorio tradicional y popular podría resultar demasiado acotada para lograr una formación musical lo más completa posible tanto en capacidades musicales, técnicas y artísticas.

Esta necesidad de ir un poco más allá en la utilización de la gaita también responde a otras motivaciones que considero necesarias: introducir al instrumento en la música contemporánea con un lenguaje propio y provocar una nueva concepción del instrumento que pueda dar paso a una nueva mentalidad y una mayor proyección de la gaita como instrumento musical. Resulta beneficioso para el alumno que conozca nuevas formas de interpretar y nuevos estilos adaptados a la gaita y que abra su mente a nuevos conocimientos sin limitarse a lo tradicional.

El condicionamiento de la gaita como símbolo regional limita su proyección en contextos académicos y ahora se le exige equipararse con el resto de instrumentos clásicos. Se da la disyuntiva entre permanecer relegada dentro de una institución educativa o buscar nuevas vías de expansión. Esta reciente etapa en los estudios del instrumento puede ser el impulso decisivo para que la gaita se coloque en una nueva posición: la del progreso.

Clara María Suárez.